Las más de 35.000 personas en Málaga son testigo de un asesinato, el de Manuel José García Caparrós, joven de 18 años y trabajador de Cervezas Victoria. Abatido por disparos, en el Hospital Carlos Haya sólamente pueden certificar su muerte. Es el inicio de un largo proceso donde la familia nunca ha decaído para poder esclarecer lo ocurrido aquel 4 de diciembre de 1977.

Así lo vio el diario El País:

Una fotografla de José Manuel García Caparrós, malagueño, de diecinueve años, rodeada de velas y claveles rojos, sirve hoy en el pavimento de la Alameda Colón para señalar el lugar que encontró su muerte el día, en que Andalucía y Galicia se echaron a la calle para pedir su autonomía. Un millón cuatrocientas mil personas, aproximadamente, se habían dado cita en las calles de las capitales de las dos regiones para, en un ambiente de alegría y exaltación, solicitar sus estatutos. Las provocaciones de la extrema derecha no consiguieron romper el orden de las concentraciones, pero los sucesos de Málaga dieron esa nota triste.

Noticia completa en El País del 6 de diciembre de 1977.