Tras la visita al Congreso de los Diputados de la familia García Caparrós, donde la familia a través de Unidos Podemos solicitó la documentación de las Actas de la Comisión de Encuesta que investigó el asesinato tanto de García Caparrós como la del joven estudiante de la universidad de la Laguna (Tenerife). Esas actas habían sido consultadas por algunas personas con anterioridad y la familia reclama dichas actas para tenerlas para la lucha contra la impunidad. La petición de las actas también fue trasladada desde el Parlamento Andaluz por el grupo Podemos y la propia Junta de Andalucía pide en agosto de 2018 dichas actas al Congreso de los Diputados. Hasta hoy solo se ha podido acceder a las actas por una diputada de Unidos Podemos, de forma sesgada, con los nombres tachados y sin poder llevarse copia ni material para reproducirlas. El Congreso recientemente ha negado a la Junta de Andalucía la disponibilidad de dichas actas.

Así lo recogía eldiario.es:

La Mesa del Congreso ha aceptado que una diputada de Unidos Podemos examine las actas de la comisión de encuesta que investigó, en 1978, la muerte de Manuel José García Caparrós. Hasta ahora esas las actas de la comisión de encuesta sobre los sucesos de Málaga y La Laguna tenían carácter reservado. El acceso a la documentación estaría condicionado a que los nombres que aparecen en las actas hasta ahora reservadas sean tachados.

Artículo completo en eldiario.es.

Según el Diario Público, algunos policías involucrados en los altercados fueron arrestados.

[…] Para resolverlo, la comisión propuso un plan de inversión para la ciudad, una partida presupuestaria específica para solventar esa situación económica. “Es como si hubieran querido comprar el silencio de los malagueños”, dice la diputada. En las otras dos conclusiones se omite que hubo policías expedientados y arrestados, al contrario, se afirma que la intervención policial fue correcta y no se depura ninguna responsabilidad política. “No hubo sólo un culpable, hubo muchos responsables en la muerte de mi hermano. Quien disparó y quienes lo taparon”, dice Loli García Caparrós.

Artículo completo en Diario Público.

Ir al inicio