En plena Transición de la dictadura franquista a la monarquía parlamentaria, más de un millón y medio de personas se lanzaban a la calle para exigir autogobierno para Andalucía. Se trataba de un renacer de la identidad andaluza en una España que salía a duras penas del pozo del franquismo en busca de democracia y libertad.